Una sola dosis de un colorante orgánico mejora la memoria y la atención

Un fármaco que durante un siglo se ha utilizado de manera inocua como colorante y para tratar trastornos médicos podría intensificar la actividad en las regiones cerebrales vinculadas a la memoria a corto plazo y la atención, demuestran los resultados de un estudio controlado con placebo.

Mediante el empleo de resonancia magnética funcional (RMf), investigadores descubrieron que la administración de una sola dosis oral de azul de metileno aumentaba la actividad cerebral en la corteza insular de ambos hemisferios, así como en la corteza prefrontal y los lóbulos parietales y occipitales, en comparación con el placebo.

El Dr. Timothy Q. Duong, del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en San Antonio, señaló que una ventaja del azul de metileno es que se ha demostrado que no es tóxico y que es muy “inocuo”.

El Dr. Duong dijo a Medscape Medical News que el fármaco ha estado disponible durante casi un siglo. Se ha utilizado en forma prolongada para tratar la metahemoglobinemia, y en situaciones de urgencias, la intoxicación por cianuro y monóxido de carbono.

Señaló que no existe otro fármaco clínicamente aprobado que se utilice para mejorar la memoria, por lo que el azul de metileno “es singular y novedoso en este sentido”.

“Estoy seguro que hay un par de suplementos que supuestamente tienen algunos efectos sobre la memoria”, dijo, añadiendo que, a su entender, estos compuestos no se han evaluado en estudios clínicos, ni han sido aprobados por la Food and Drug Administration de Estados Unidos.

La investigación fue publicada en versión electrónica el 28 de junio en Radiology.

Mejora del desempeño

En la década de 1970, estudios en roedores demostraron los efectos intensificadores de la memoria que tiene el azul de metileno. Sin embargo, no se han explorado los mecanismos neuronales subyacentes y el efecto del fármaco sobre la memoria a corto plazo y la atención sostenida.

Los investigadores llevaron a cabo un estudio clínico aleatorizado, a doble ciego, controlado con placebo, en el cual a 26 individuos sanos de 22 a 62 años se les asignó la administración de azul de metileno a una sola dosis de 280 miligramos o a un colorante alimentario como placebo. Los participantes llevaron a cabo una tarea de vigilancia psicomotriz para evaluar la atención sostenida y una tarea tardía equiparable a la de la muestra para medir la memoria a corto plazo mientras se les realizaba la prueba de resonancia magnética funcional, tanto antes como una hora después de la administración del fármaco estudiado o el placebo.

Además, se analizó el efecto del azul de metileno sobre la reactividad cerebrovascular determinando el flujo sanguíneo cerebral durante una prueba de provocación con dióxido de carbono antes y después de la administración.

Los resultados demostraron que durante la tarea de vigilancia psicomotriz el azul de metileno se asoció a un aumento significativo en la actividad de la resonancia magnética funcional en las cortezas insulares anterior y posterior de ambos lados durante la fase de atención (p = 0,01 – 0,008).

Además, el azul de metileno se asoció a un incremento significativo en la actividad de la resonancia magnética funcional durante la tarea de memoria a corto plazo en los lóbulos occipitales bilaterales, los ganglios basales, el tálamo, los lóbulos parietales, la circunvolución cingulada anterior y el cerebelo (p = 0,03 – 0,0003).

Después de la administración de azul de metileno, hubo un incremento de cerca del 7% en el número de respuestas conductuales correctas (p < 0,01). No se observó ningún cambio en los participantes que recibieron placebo. No hubo cambios significativos en el flujo sanguíneo cerebral.

“Los resultados respaldan la noción de que el azul de metileno aumenta el rendimiento de la memoria y la actividad en las imágenes de resonancia magnética funcional en las regiones cerebrales relacionadas con una tarea de memoria visuoespacial a corto plazo”, señalan los investigadores. Señalan que sus hallazgos son “congruentes con las mediciones de la conducta en los mismos sujetos”.

Resaltando el hecho de que en el estudio actual no se analizó el efecto del azul de metileno sobre la memoria a largo plazo, el Dr. Duong dijo que él y sus colaboradores en la actualidad están realizando un estudio clínico del fármaco en pacientes con alteración cognitiva leve y enfermedad de Alzheimer. Informarán los resultados a principios del próximo año.

El estudio fue respaldado por el Centro Nacional para el Avance de las Ciencias Transferibles y la Donación por Excelencia en Investigación en Radiología Julio C. Palmaz, MD. Los autores han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Liam Davenport

medscape.com 14 de julio de 2016

http://pubs.rsna.org/doi/full/10.1148/radiol.2016152893

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s