Potenciación del reaprendizaje motor y la recuperación funcional en pacientes con ictus: estrategias no invasivas de modulación del sistema nervioso central

Elisabeth Bravo-Esteban, Eduardo López-Larraz

Introducción. La mayoría de los pacientes que han sufrido un ictus no recuperan el estado funcional basal de la extremidad superior afecta y sufren una grave limitación que permanece en la fase crónica de la enfermedad y que repercute de manera devastadora en su calidad de vida. Por ello, las estrategias de neurorrehabilitación tratan de evitar o minimizar las posibles disfunciones sensitivomotoras asociadas al ictus mediante la promoción de cambios plásticos en el sistema nervioso central.Dibujo

Desarrollo. La reorganización cerebral que tiene lugar tras el ictus puede promover la recuperación motora y funcional de los sujetos con ictus. No obstante, tras la lesión, también se pueden iniciar cambios neuroplásticos maladaptativos responsables del desarrollo de trastornos sensitivomotores, como el síndrome de espasticidad. Las estrategias no invasivas de estimulación cerebral, como la estimulación con corriente directa y la estimulación magnética transcraneal, son unas técnicas ampliamente utilizadas que, aplicadas sobre la corteza motora primaria, pueden modificar la excitabilidad de los circuitos neuronales y las funciones cognitivas, tanto en las personas sanas como en los pacientes con afectación neurológica.
Asimismo, los sistemas de interfaces cerebro-máquina también son capaces de generar esa reorganización por medio de la asociación contingente y simultánea entre la activación cerebral y la estimulación periférica.

Conclusiones. Se evidencian los efectos positivos de las estrategias de neurorrehabilitación citadas previamente en la potenciación de la reorganización cortical después del ictus, así como en la paliación de los efectos adversos asociados al desarrollo de la espasticidad.

Rev Neurol 2016; 62 (6): 273-281

Cuatro pacientes con paraplejia recuperan movilidad gracias a la estimulación eléctrica

MADRID, 8 Abr. (EUROPA PRESS) –

Cuatro personas con paraplejia son capaces de mover voluntariamente los músculos previamente paralizados como resultado de una nueva terapia que consiste en la estimulación eléctrica de la médula espinal, según las conclusiones de un estudio financiado en parte por los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés), y la Fundación Christopher y Dana Reeve, en Estados Unidos.

Los participantes, cada uno de ellos paralizados desde hace más de dos años, fueron capaces de flexionar voluntariamente sus dedos de los pies, los tobillos y las rodillas, mientras el estimulador estaba activo, y los movimientos han mejorado con el tiempo al combinarlos con rehabilitación física. Los investigadores involucrados en este trabajo, que se publica este martes en ‘Brain’, dicen que la terapia tiene el potencial de cambiar el pronóstico de las personas con parálisis, incluso después de años con la lesión.4.cover

“Cuando supimos que un paciente había recuperado el control voluntario como resultado de la estimulación de la médula, nos pusimos cautelosamente optimistas”, reconoce Roderic Pettigrew, director del Instituto Nacional de Imágenes Biomédicas y Bioingeniería (NIBIB, por sus siglas en inglés) de NIH, que prestó apoyo al estudio. “Ahora que la estimulación de la médula ha sido exitosa en cuatro de cuatro pacientes, existe evidencia que sugiere que una gran cohorte de individuos, previamente con poca esperanza realista de una recuperación significativa de la lesión de la médula espinal, puede beneficiarse de esta intervención”, añade.

Uno de los hallazgos más impresionantes e inesperados del estudio es que dos de los pacientes que se beneficiaron de la estimulación de la médula tenían parálisis completa motora y sensorial. En estos pacientes, la vía que envía información sobre la sensación de las piernas al cerebro se interrumpe, además de la que manda datos desde el cerebro a las piernas con el fin de controlar el movimiento. Los investigadores se sorprendieron por el resultado porque habían asumido que al menos algo de las vías sensoriales necesitaba estar intacto para que la terapia fuera efectiva.

El estudio es la continuación de una experiencia piloto innovadora iniciada en 2009 para determinar si la estimulación de la médula, en combinación con el entrenamiento diario en una cinta andadora, podría ayudar a los pacientes con parálisis a recuperar cierta capacidad para moverse. En ese ensayo, a Rob Summers, un joven paralizado por debajo de su pecho, se le implantó una selección de 16 electrodos en su médula espinal y se le sometió a entrenamiento diario en el que fue suspendido en un arnés sobre una caminadora mientras un equipo de investigadores sujetaba sus piernas, ayudándole a permanecer de pie o caminar. Al mismo tiempo, los electrodos enviaron pulsos eléctricos a su médula espinal justo por debajo de su lesión.

Summers fue capaz de soportar su propio peso poco a poco y con el tiempo podía aguantar sin la ayuda de los terapeutas físicos durante un máximo de cuatro minutos. Sorprendentemente, a los siete meses de comenzar el ensayo, el paciente notó que había recuperado algo de control voluntario de sus piernas, hecho que sorprendió a los científicos, ya que el movimiento intencional requiere información que viaje desde el cerebro hasta la médula espinal inferior, un camino que se había vuelto no funcional por su lesión. Otros impedimentos causados ??por la lesión de Summers también comenzaron a mejorar con el tiempo, en ausencia de estimulación, tales como el control de la presión arterial, la regulación de la temperatura corporal, el control de la vejiga y la función sexual.

Ahora, en este estudio de seguimiento, Claudia Angeli, profesora asistente en el Centro de Lesión de la Médula Espinal en Kentucky de la Universidad de Louisville, en Estados Unidos, y sus colegas informan que tres pacientes más con parálisis han recuperado el control voluntario de los músculos después de la estimulación eléctrica de la columna vertebral. Se trata de dos pacientes con lesión completa motora y sensorial, y uno, similar a Summers, con parálisis motora completa, pero cierta capacidad para experimentar sensibilidad por debajo de la lesión.

En tan sólo unos días desde el inicio de la estimulación, los tres pacientes recuperaron cierto control voluntario de los músculos previamente paralizados.  El primer paciente tras Summers era incapaz de moverse o sentir alguna sensibilidad por debajo de su lesión, por lo que fue sorprendente que no sólo consiguió movimiento voluntario sino que éste fue a la primera semana de estimulación. “Vimos entonces que en los próximos dos pacientes también”, dijo Susan Harkema, directora de Investigación sobre Rehabilitación de la Médula Espinal en el Centro de Investigación de Lesiones de la Médula Espinal de la Universidad de Louisville.

Los científicos destacan la velocidad a la que cada sujeto recuperó el movimiento voluntario como evidencia de que puede haber conexiones latentes en pacientes con parálisis motora completa. “En vez de la existencia de una separación completa de las regiones superior e inferior con respecto a la lesión, es posible que exista algún tipo de contacto, pero que estas conexiones no sean funcionales –subraya V. Reggie Edgerton, distinguido profesor de Biología Integrativa y Fisiología en la Universidad de California Los Ángeles e investigador responsable del desarrollo del nuevo enfoque–. La estimulación de la médula podría despertar estas conexiones”.

Un aspecto importante del nuevo estudio incluyó la evaluación de la capacidad de cada paciente para realizar sus movimientos en respuesta a las señales auditivas y visuales. Todos los participantes, incluido Summers, pudieron sincronizar los movimientos de la pierna, el tobillo y los pies al unísono con el auge y la caída de una onda mostrada en una pantalla de orenador, y tres de los cuatro lograron cambiar la fuerza con la que flexionaron su pierna, dependiendo de la intensidad de tres pistas auditivas diferentes.

También se hicieron las mismas pruebas después de varios meses de estimulación de la médula conjuntamente con entrenamiento locomotor. Durante este tiempo, los pacientes también realizaron entrenamiento en su casa, que consistió en estimulación de una hora mientras practicaban movimientos intencionales acostados.

Al final de este entrenamiento, algunos sujetos fueron capaces de ejecutar movimientos voluntarios con mayor fuerza y ??con estimulación reducida, mientras que otros experimentaron una mayor precisión de movimiento. Harkema señala que no está claro si la mejora fue el resultado de la formación o debido a los efectos acumulativos de la estimulación a lo largo del tiempo, por lo que planean determinarlo en el siguiente trabajo.

Para acceder al texto completo es necesario consultar las características de suscripción de la fuente original: http://brain.oxfordjournals.org/

NEUROPSICOTERAPIA EN LA REHABILITACIÓN DEL DAÑO CEREBRAL

Las personas que han sufrido lesiones cerebrales pueden experimentar un amplio abanico de alteraciones cognitivas, conductuales y emocionales. No obstante, la rehabilitación neuropsicológica acostumbra a centrarse, de manera casi exclusiva, en los déficits cognitivos y presta escasa atención a los retos emocionales asociados al impacto psicológico de la lesión. En esta faceta más personal del daño cerebral es donde la neuropsicoterapia puede ser de gran utilidad para facilitar el proceso de aceptación y adaptación después de una lesión neurológica. Desarrollo. En el presente artículo se describen los aspectos teóricos y conceptuales de la psicoterapia orientada a personas con daño cerebral, implicaciones de los déficits cognitivos en la práctica de la neuropsicoterapia y evidencias sobre su efectividad. Conclusiones. En el pasado se consideró que la neuropsicoterapia tenía escasa utilidad en la rehabilitación del daño cerebral. Hoy en día, cada vez son más los profesionales que reconocen su importancia en el abordaje del sufrimiento psicológico/emocional asociado al daño cerebral. El objetivo de la rehabilitación neuropsicológica no es únicamente promover la recuperación de las funciones cerebrales alteradas, sino también mejorar la capacidad funcional del individuo, tratar con sus experiencias de pérdida y ayudarle a encontrar, de nuevo, sentido a la vida.

Fuente: Rev Neurol 2014; 58 (3): 125,132

Dos circuitos cerebrales implicados en la memoria colaboran para unir recuerdos

Fuente original: Revista Sciencie

Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts han descubierto como dos circuitos del cerebro implicados en la memoria colaboran para unir recuerdos de sucesos que han ocurrido muy próximos en el tiempo. Se trata de una habilidad crítica que ayuda al cerebro a distinguir cuándo tiene que poner en marcha una respuesta de defensa frente a una potencial amenaza, como explica Susumu Tonegawa, que ha dirigido la investigación publicada en la revista Science.

Esos recuerdos forman parte de nuestra memoria episódica y siempre contienen tres elementos: qué, cómo y cuando. Y el encargado de coordinarlos es el hipocampo. Lo logra con la ayuda de otra estructura próxima, denominada corteza entorrinal, que recibe la información sensorial (sonidos, imágenes) de otras áreas del cerebro.

Se conoce bastante bien cómo el cerebro logra establecer una relación entre lugares (dónde) y sucesos (qué). Unas células especializadas del hipocampo, llamadas neuronas de lugar, excitan cuando estamos en el lugar donde nos ocurrió algo. Ese algo puede ser negativo o positivo, porque también podemos asociar lugares a experiencias placenteras y reaccionar en consonancia. Pero se conoce menos sobre el proceso que nos permite unir dos sucesos en el tiempo .Y ahí es donde profundiza el nuevo trabajo de Tonegawa publicado en Science.

En un trabajo previo había identificado en el cerebro de roedores un circuito indispensable para que un sonido pudiera asociarse con una descarga eléctrica que podía ocurrir en un intervalo inferior a 20 segundos. Este circuito conecta una de las tres capas de células de la corteza entorrinal (la tercera) con una región del hipocampo denominada CA1. La corteza entorrinal es la que recibe los estímulos sonoros y visuales. Cuando este circuito falla, no se pueden establecer relaciones temporales entre dos sucesos.

Ahora han descubierto en la capa media de la corteza entorrinal (capa 2) un tipo de células que han denominado “neuronas islas”, porque se agrupan formando círculos. Estas “islas” también están en conexión con la capa CA1 del hipocampo y crean otro circuito diferente que determina esa ventana temporal, de 20 segundos en el caso de los ratones, en los se puede aprender a tener miedo uniendo dos experiencias independientes, pero seguidas en el tiempo.

Por medio de una técnica nueva denominada optogenética, que permite “encender y apagar” a voluntad grupos de neuronas en el cerebro de un roedor vivo, han demostrado que los dos circuitos deben colaborar para dar lugar a una experiencia de miedo condicionado.

Incluso han podido extender o acortar en los ratones la ventana temporal de esos críticos 20 segundos. Y lo han logrado manipulando ambos circuitos. Potenciando el primero o suprimiendo el segundo, la venta temporal se ensancha.

Con estas modificaciones artificiales del circuito de la memoria, los investigadores creen que mientras las células del hipocampo (CA1) están activas, la memoria del sonido que oían los ratones antes de recibir el calambre se mantiene “viva” el tiempo suficiente para que todavía esté presente cuando se efectúa la descarga eléctrica.

Para los animales, y también para los humanos, estas rutas cerebrales que permiten asociar memorias son importantes. Y el equilibrio entre ambas es crucial para encontrar un punto medio entre quedarnos paralizados por el miedo o ir por la vida completamente despreocupados de las situaciones amenazantes.

 

Tomado de www.psiquiatria.com Boletin de Neuropsiquiatria

 

La libre expresión del pensamiento crítico no es un lujo, es una necesidad

A nadie se le escapa que vivimos momentos grises. No solo porque la coyuntura económica es del todo desfavorable, sino porque los mediocres triunfan y la libre expansión del pensamiento es cada vez más difícil. Todo atisbo de crítica es vivida como un ataque a la necesaria unidad para superar la crisis y toda representación irónica de la realidad es tachada inmediatamente de ofensiva.

El uso de las redes sociales, y especialmente de los blogs, se propagó en nuestro país con la promesa explícita de constituir un paraíso para la divulgación abierta del conocimiento y las opiniones libres. Sin embargo, en los últimos años parece que esta idea está perdiendo fuelle. Cada vez resulta más difícil encontrar tribunas verdaderamente independientes y críticas donde fluyan e intercambien sin barreras pareceres y discursos variopintos, sin que esto suponga agravios o se alimenten recelos.

El blog Saludyotrascosasdecomer nació hace 4 años, en el otoño de 2008. Han pasado por él 11 plumas (¿o podríamos decir más bien “teclados”?) diferentes, de 4 países distintos, y con 1317 entradas es uno de los blogs con más solera de la blogosfera sanitaria española. Uno de sus espacios más emblemáticos, el título de “El empleado del mes”, ha distinguido puntualmente a 31 figuras destacadas del panorama sanitario, social y político de todo el planeta, siempre con sorna y sana intención crítica. Entre ellos a exministros como Bernat Soria y Trini Jiménez, expresidentes de CC. AA. como Esperanza Aguirre y Fernández-Vara, así como a la plana mayor del Servicio Extremeño de Salud (gerentes y varios directores y subdirectores incluídos). No faltó a la cita la mismísima directora de la OMS, el virus de la gripe A ni el propio Papa Ratzinger. Todos han acogido los premios con deportividad o al menos no tenemos constancia de lo contrario… Sin embargo, el gris y desalentador panorama ha mermado la mordacidad e irreverencia del blog en los últimos meses. Pero ha sido precisamente el último premiado con el distinguido título de empleado del mes, el que ha terminado de dar la puntilla al blog que tuvo el honor de glorificar su figura.

Hace ahora justo un año tuvo lugar en Plasencia, Cáceres, la representación de una obra de teatro, adaptación de la obra “Knock y el triunfo de la Medicina”. La obra fue realizada íntegramente por profesionales sanitarios desde el principio hasta el final, sin un euro de presupuesto y siempre fuera del horario laboral, y fue un rotundo éxito en todos los sentidos. Se trata de una sátira de los procesos de medicalización de la vida aderezado con un fino humor francés. Pero no todos supieron captar la esencia de la obra ni sus sutiles ironías; de hecho, un delegado sindical trató por todos sus medios parar la obra antes de su estreno. Dicha actitud fue merecedora, como no podía ser de otra manera, de un nombramiento unánime de “Empleado del mes”. Pero dicho galardón no ha sido del agrado del agraciado, el cual, un año después, no sólo ha devuelto el título, sino que ha amenazado con tomar acciones legales en caso de no retirar la entrada, rechazando incluso una oferta de réplica pública sin censura. Tales presiones, en un contexto de percepción de ausencia de la suficiente libertad como para seguir por la línea de mordaz humor característica del blog, han desencadenado el cierre de saludyotrascosasdecomer.

Se trata de un hecho puntual que afecta a un solo blog, cierto; la desaparición de un blog libre no es nada, cierto. Muchos pueden pensar que es solo un mal menor, que hay cosas que están pasando que son mucho más importantes y trascendentales. Cierto. Pero no podemos permitirnos que haya quienes consideren que pueden tener la capacidad de corregir, reprobar o  impedir la libre expresión, ya sea ejercida a través de un blog o de una obra de teatro o de un artículo de prensa, y que todos los que le rodeen se lo permitan, o lo jaleen o sencillamente miren para otro lado. No es ningún lujo poder tener independencia para pensar y poder expresarlo, con humor, ironía y sentido crítico. Es una necesidad. Una sociedad moderna que aspire a disponer de un capital social rico debe cuidar, y no perseguir, a los que contribuyen a nutrirla de una sana capacidad de reírse de ella misma y que animen a construir ideas que permitan elevarla intelectualmente. Los que firmamos esta tribuna compartimos esos ideales. Por eso estamos aquí, visibles, y despiertos.

Gracias.

La entrada desencadenante del cierre de saludyotrascosasdecomer: Empleado del mes, Jesús Quijada Hernández.

Jesús Quijada, empleado del mes

La libre expresión del pensamiento crítico

Termina un mes de noviembre con muchos cambios en lo político y en dónde nadie parece estar donde estaba principios de mes.

Precisamente  cuando se empieza a escuchar cada vez más  la posibilidad de incluir un copago en sanidad, en dónde los despidos son el pan de cada día… Suponemos que estos tiempos tienen que ser de mucho trabajo para los sindicatos que deben de estar negociando, arrimando el hombro y dejándose las pestañas para conseguir sostener un sistema que es de los más eficientes del mundo, de los más universales y sostenibles aunque algunos se empeñen en todo lo contrario.

También es el mes en donde un grupo de profesionales de la sanidad del Área de Salud de Plasencia,  ha llevado a cabo un proyecto ilusionante que pretende educar en salud a la comunidad a través del teatro, y que se estrenó el pasado 19 de noviembre, con el Teatro Alkazar placentino lleno hasta la bandera y con  los espectadores aplaudiendo a rabiar. Ni que decir tiene que todos los actores son profesionales sanitarios, que para la gran mayoría de ellos era la primera vez que se subían a las tablas y que cada uno de ellos participó echando horas, ilusión y ganas  que no se pagan en la nómina de fin de mes.

Pues bien don Jesus Quijada, sindicalista de pro de la UGT, se empeñó hasta el último momento en impedir que la obra se celebrase, porque, por lo visto, pensaba que era ofensiva para los médicos.

Por todo ello, y porque si Pablo Iglesias levantase la cabeza le daría un poco de vergüenza que un sindicalista del sindicato que él fundó se dedique a intentar censurar obras teatrales, como si fuese un vulgar censor de los de otros tiempos. Saludyotrascosasdecomer ha decidido por unanimidad nombrar empleado del mes de Noviembre a don Jesús Quijada Hernández.

A PROPÓSITO DE UNOS PERSONAJES ELECTOS

Al parecer es “ilegal” recordarles a los diputados:

que están en su puesto para defender los intereses del pueblo

que están en su puesto para defender las promesas electorales de su partido

que están en su puesto para oponerse a las injusticias, vengan de donde vengan

que están en su puesto para ir a trabajar todos los días

que los viajes, alojamientos y comidas deben pagárselas como todos hacemos

que no están donde están, para beneficiarse de sueldos impresentables mientras deciden que el resto de los mortales no tenemos derecho al nuestro

que no están donde están, para saltarse a la torera los compromisos electorales

que no están donde están para enzarzarse en disputas absurdas mientras los recortes nos asfixian

que si no reman todos en la misma dirección, la barca solo da vueltas

que si están todos los que están, es porque ellos lo han decidido, no el pueblo soberano

que si el pueble es soberano, lo es para decidir quien está, cuantos están, cuanto deben cobrar y cuando deben salir

Claro que, como la representatividad emana del pueblo, y la soberanía del pueblo habita en el Congreso de los Diputados, no es legal, ni justo, ni ético, que estos recordatorios se realicen mirándoles a los ojos, a corta distancia, en los alrededores del Congreso porque estaríamos violentado la democracia en su propia cuna.

Pues saben lo que les digo, que si esa es la cuna, miedo me da saber cual será la cama, aunque sospecho que la cama debe ser la que nos están haciendo, y lo más triste es que además nos tocará pagarla.